FANDOM


La PresidiariaEditar

Aún recuerdo cuando aquella misteriosa chica entró en mi vida por primera vez.

Era un día nuboso con niebla espesa, algo bastante común aquí, en una cárcel perdida en medio del mar. Por lo que se puede comprobar a simple vista es de difícil acceso, tanto para los vigilantes de la prisión como para los reclusos, lo que era algo bueno en cierto modo, ya que se evitaba su huída.

No entiendo como una chica de aspecto tan frágil pudiera haber acabado en un lugar tan inhóspito como lo es esta cárcel.

Cuando la trajeron la encontré forcejeando con los policías tratando de huir de todas las maneras posibles, pero todos sus esfuerzos de escapar fueron en vano. Aún resultó mucho peor, pues los policías hartos ya de todos sus intentos por escapar y de sus tonterías,  le arrearon una pequeña pero intensa descarga eléctrica que la dejó inconsciente, lo cual les facilitó llevarla al calabozo.

Me picaba la curiosidad por saber qué es aquello tan terrible que hizo aquella chica, así que me quedé sentando frente a su celda para cuando despertase poder preguntarle qué es lo que hizo. Dudaba mucho de que me lo llegase a contar, pero ¿Qué podría perder?, hoy no tenía nada más que hacer, pues mi turno era de mañana, y ya eran las cinco de la tarde.

Pasadas tres horas la chica se fue despertando, aunque se notaba el cansancio en su cara, pues no debía de haber dormido mucho antes de llegar aquí.  Cuando se levantó y me vio se echó lentamente para atrás sorprendida, pero pronto volvió a su posición actual.

-¿Qué quieres?, ¿Por qué me estás espiando? –Dijo ella molesta con un tono de voz furioso.

-No te espío, solo quiero saber porque estás aquí.

-¿A caso no te lo han dicho tus amiguitos? –Dijo con sarcasmo. -Además, ¿Y a ti qué?, los policías solo queréis encarcelar a personas, que según vosotros hizo algo mal, pero ¿Acaso le preguntáis al acusado por que lo hizo?. No, pues claro que noo, a vosotros sólo os interesa quedar como héroes, os trae sin cuidado por qué hicimos lo que hicimos.

Lo que dijo la chica me dejó sin palabras, nunca lo había pensado, pero creo que tiene algo de razón. Yo, por ejemplo había encarcelado bastantes criminales en los ocho años que llevo trabajando como policía en la cárcel, pero nunca me habían dado lástima ellos ni intentara nunca averiguar el porqué de lo que habían hecho. De todos modos no entiendo porque me lo había echado en cara, nunca nadie antes lo había hecho. Supongo que esa chica era especial.

Di media vuelta y eché a andar hacia la cafetería, sin decir media palabra, pues me había quedado en blanco. A medida que me alejaba la chica me replicaba con insultos, pero pese a todo no le hice ni caso.

-¡Hola, Carlos!-. Te ha llamado la atención la nueva presidiaria ¿He?. Me dijo un guardia amigo ya en la cafetería.

-¿De qué hablas Juanco?-. Le dije intentando hacerme el despistado, pero supongo que no funcionó.

-Venga, no te hagas el despistado, se que por lo menos te atrae, y no lo veo extraño, le chica en si es muy guapa.

Y supongo que tenía razón, pues cada vez fui acercándome más a ella, hasta le llevaba la comida. Al principio ella no podía evitar extrañarse, pero luego se le hizo habitual verme tantas veces, pues me iba acercando más y más a ella, hasta que un día me dijo:

-¡Como vengas a verme tantas veces voy a acabar pillándote cariño, ¿He?.

No puede evitar ruborizarme, pues hasta me guiñó un ojo.

~~Continuará~~

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar